domingo, 14 de diciembre de 2008

...contrarreloj


Je vole
Mes chers parents
Je pars
Je vous aime mais je pars
Vous n'aurez plus d'enfant
Ce soir
Je n' m'enfuis pas je vole
Comprenez bien je vole
Sans fumée sans alcool
Je vole je vole
C'est jeudi il est 5 heures 5

J'ai bouclé une petite valise
Et je traverse doucement l'appartement endormi
J'ouvre la porte d'entrée
En retenant mon souffle
Et je marche sur la pointe des pieds
Comme les soirs
Où je rentrais après minuit
Pour ne pas qu'ils se réveillent
Hier soir à table
J'ai bien cru que ma mère
Se doutait de quelque chose
Elle m'a demandé si j'étais malade
Et pourquoi j'étais si pâle
J'ai dis que j'était très bien
Tout à fait clair
Je pense qu'elle a fait semblant de me croire
Et mon père a souri
En passant à côté de sa voiture

J'ai ressenti comme un drôle de coup
Je pensais que ce s'rait plus dur
Et plus grisant un peu
Comme une aventur
En moins déchirant
Oh surtout ne pas se retourner
S'éloigner un peu plus
Il y a la gare
Et après la gare
Il y a l'Atlantique
Et après l'Atlantique
C'est bizarre cette espèce de cage

Qui me bloque la poitrine
Ca m'empêche presque de respirer
Je me demande si tout à l'heure
Mes parents se douteront
Que je suis en train de pleurer
Oh surtout ne pas se retourner
Ni des yeux ni de la tête
Ne pas regarder derrière
Seulement voir ce que je me suis promis
Et pourquoi et où et comment
Il est 7 heures moins 5
Je me suis rendormi
Dans ce train qui s'éloigne un peu plus
Oh surtout ne plus se retourner
Jamais
Michel Sardou


...contrarreloj

Por: Suricato

Empieza a correr mi contador, ¡linda loco! No sé exactamente cuál es la fecha a la que debe llegar-sé que llegará, es todo-, pero sí sé que es un lapso ligeramente mayor a un año... podría pensar con suerte en unos 400 días, pero por prudencia tomaré como referencia 500 días y en cuanto sepa exactamente los detalles lo ajustaré, eso lo prometo -me encanta y a la vez me desespera ... aunque sea solo para ponerle emoción al asunto, quien me conoce sabe que en ocasiones cuando hay que hacer algo me pongo un poco hiperactivo- y hasta el sueño se me va.




Iré dando los detalles específicos en un futuro cercano, de momento lo veo mejor así, sin nombres ni datos específicos -si les interesa el vinazo, manténganse anuentes al blog...todos los días por el mismo canal- Me deshago poco a poco de mis cosas, mis hermanos están haciendo fiesta de mis bienes y la verdad no me molesta, ocupo despejar mi visión, necesito mi mesa de trabajo vacía, devoro las páginas de los libros -soy consciente que la gran mayoría quedarán acá- sobre mis hermanos, igual ya están grandes y pues sé que me resultará incomodo cargar con todo lo que tengo y siento que me voy librando de cuanto puedo, en contraposición a lo que pasó hace algunos años ahora deseo irme con un equipaje ligero y construir todo lo que sea necesario, sé que es muy pronto para pensar en equipajes... pero, de hecho: ¡si me dejo me echan de mi cuarto!



Pero bueno, también he reflexionado sobre el pasar del tiempo... parece mentira y sea como sea he alcanzado algunas cosillas, no muchas, pero si algunas de las cuales prefiero hacer de cuenta que no las tengo -bien que hayan sido alcanzadas con arañazos de suricato- para así pensar en que me tengo que esforzar tanto como al principio; recuerdo esos días donde no tenía nada que perder y mis acciones eran tan contundentes que ahora me asombro de ese yo, deseo volver a ese punto, tanto como si de eso dependiera mi vida y si se quiere con ese deseo de conquista y en general una actitud de ataque-jamás a la defensiva ni con resignación- y también es como para sentirme más cerca de mi meta y sentir de veras que lo merezco.


Clasifico un montón de papeles viejos y determino que hay bastantes que ya no ocupo -de hecho, aunque suene exagerado, tengo varias cajas de libros, cuadernos, exámenes y papeles en general- sin contar toda la basura que tengo rodando en la web, en general soy como una rata de biblioteca con la diferencia que la biblioteca la tengo en la casa. Sin quererlo estas vacaciones se me han ido en pura planificación y estrategia, en revivir los recuerdos oxidados -de hecho desearía poder condensar todo en una llave maya...- en repartir los bienes del difunto y en analizar los costos de oportunidad...


Pienso entre otras cosas que para cruzar el charco creo que será necesario crearme un panorama más propicio y eso definitivamente está a mi alcance -cómo decirlo... ocupo fogueo, pero contra selecciones de peso...-, en fin, la escala es necesaria para ampliar mis horizontes y arreglar ciertas tareas pendientes y algo me dice que tal vez no vuelva por estos lares, al menos no tan pronto y en parte de eso se trata... tal vez cuando vuelva acá seré un viejillo carraco, pero que más da.
Este año la palabra “especialización” hizo un gran eco en mi cabeza y tendré que esforzarme mucho para partir... y si voy a partir, creo que sería muy estúpido de mi parte no aprovechar al máximo dicha oportunidad. Ya en una ocasión -dos en realidad, bueno desde niño me ha tocado hacer maletas por cosas del destino...- lo tuve que hacer entonces y de hecho yo lo sabía desde antes -justo como ahora-... al menos para mí manejar eso no es tan fácil.



Tal vez en ese momento yo era un niño, cierto, pero recuerdo haber proyectado la partida de tal modo -si se quiere pragmáticamente estructurado- que ese último año fue un poco nostálgico, yo estaba en un lugar físicamente, pero el saber que me dirigía a otro destino y que por una cuestión de lejanía eso era prácticamente decir adiós, hacía aparecer en mí cierta melancolía que espero de veras que este año no sea así, porque me separaba sin quererlo de mis compañeros y de aquellos a los que tenía en estima, aun así creo que con la experiencia que tengo ahora lograré manejar bien todos esos detalles, he pensado en arreglar un poco el panorama y tal vez no ser tan hostil ante los demás, me refiero a mis allegados y compañeros(as) -detesto el lenguaje inclusivo- .



Igual no es por el que dirán, eso en el fondo siempre me ha valido un pepinillo, sino porque si pienso volver algún día me gustaría encontrarme con alguien y tener una historia para intercambiar -se trata de algo así como ir a construir mi historia-, no deseo comprar amistades, no, simplemente deseo dejar relaciones cordiales con mis allegados -después de todo tengo pensado llegar a ser un relacionista público ¿no? (jajaja creo que eso tardará más lustros de los que aparenta...)-y bueno, parte de ir a una fiesta es participar en ella, creo.

Sé que no soy el único que está construyendo su vida y eso me motiva a seguir luchando por mis sueños. Salgo a correr -como siempre- y constato que los años no pasan en vano, tengo que hacer un esfuerzo mayor que el que hacía antes para hacer las mismas piruetas. En ese sentido creo que tal vez con el pasar del tiempo hay más conocimiento -bueno, todo con medida, nada con exceso-, cierto, pero a la vez hay un mayor desgaste y eso lo constato en varias áreas. Una vez alguien me dijo que el momento para partir era ahora y creo que ese ahora en realidad depende de cada quién.

Solo diré parte de la historia: debí haber nacido un 12 de xxx, según la proyección del médico que atendió a mi madre hace algunos añitos, sin embargo yo decidí tomarme mi tiempo y hacerlo hasta 5 días después -todavía no había nacido y ya analizaba cuando sería más propicio hacerlo- (broma)... bueno esa está muy offside, otra: debí haber concluido mi ciclo universitario hace bastante y la verdad es que me he dado el lujo de entrar, salir y reentrar por todas las puertas y caminos que he querido en el momento que así lo he deseado sin que tomar un camino haya implicado renunciar a otros -en parte un promedio favorable me lo ha permitido- pero el punto es que en general en mi vida y no solo en esos dos instantes, he logrado remarcar que tiendo a posponer las acciones un poco.

Pero bueno, como decía uno de mis maestros: “no hay plazo que no se cumpla” y voilà, a su derecha pueden apreciar el nuevo juguete que le he puesto a mi blog para hacer más tangible la meta y el plazo.

Me traiciona la música que le metí al reproductor, creo que va a terminar por matarme en vida. Encuentro un gatito en mi trayecto de correría, simplemente demasiado mignon... me muero por llevarlo a casa pero sé que no podría tenerlo y darle todos los cuidados que merece; sí la vida es durilla, pero vale la pena esforzarse, siempre me han gustado más los mininos que los perros. Tal vez en el fondo tengo algún complejo de gato, igual me encantaría en un futuro poder tener una gatita a la que llamaré Mimi: la douce minette...jajajaja. El único perro que me gusta es el schnauzer, no sé, me parece simpático, también me gustan los pececillos de colores y las tarántulas -por supuesto no olvidemos los suricatos-

No sé de que tono ó color ponerlo: el caso es que el 2009 es definitivo para mí, estoy consciente de mi realidad y como lo hice explícito en otro temilla, rescato el pensar atribuido a Henry IV “Paris vaut bien une messe”. Corro como un viejito que ha perdido la condición atlética de antaño y sin embargo una luna perfecta me dice que voy en la dirección correcta porque conozco el trayecto, la veo tan cercana a mí que quisiera abrazarla y dormirme junto a ella toda la noche. Anteayer en la mañana recibí otra buena señal: sol y luna juntos. No me juzguen si no me conocen, simplemente me gustaría hablar con tres personas en este momento, pero esperaré la señal de la alondra.

“La chouette de Minerve ne prend son envol qu’au crépuscule…”
________________
Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva
Universidad de Costa Rica

martes, 9 de diciembre de 2008

Humo blanco...


Humo blanco...

Carta para: mis amigos de infancia -y para el señor Alfil- De: M. Suricato –o el caballo-

Las ideas revolotean en mi cabeza, recibo una cadena de una de mis amigas de escuela y aunque nunca he creído en las cadenas –tal vez y con costos en la religión de infancia- creo que el hecho de tener una perspectiva más clara de lo que viene es importante para mí. Claro que hay un costo de oportunidad –cualquier decisión que tome al respecto lo tendrá, más aun, mi inacción también-, pero el que no arriesga no gana y en cierta manera he estado esperando años para esto, es mi peregrinación personal la que ahora se pone de manifiesto y sé que las noches serán más largas que nunca.

Señor Alfil, usted es parte de esos proyectos de adolescencia y aunque no me ha hecho nada de gracia el que este llamando en las mañanas. Además usted sabe que esas maldiciones de pacotilla me las paso por donde le platiqué… así que déjese de niñerías, si tiene algo que comunicar hágalo por el blog o por correo electrónico –le prometo que yo mismo me pondré en contacto con usted, pero para ser sincero hacerlo en estos momentos sería lo mismo que la especulación fáctica-. Aún ocupo más tiempo para estabilizar ideas y créame que lo haré participe de mi plan. Más aún, nuestra reunión con el Ángel será una realidad, es todo lo que le puedo anticipar.

Arreglar los affaires, suena bien y es algo que tendré que hacer yo mismo, pero ya es algo más cercano que hace algunos años donde solo un recuerdo difuso existía en la consciencia colectiva e individual.

Nada de que preocuparse para los demás, simplemente ya definí el plan de lo que sigue. Horas de angustia generalizadas se antepusieron a la realización de este pre-proyecto y voilà!

Hay una escala en el viaje, tendré que recorrer miles de kilómetros, pero creo que todo irá bien. Me lo dijo una musa.

[Puellas deam Minervam laudant]

[Yo también lo he pensado…]

Fin de la comunicación, tal vez los que creen que estoy loco optarán por confirmar que estoy desquiciado, pero funciona y sé que la diosa Minerva y el resto del Olimpo son favorables al proyecto.

________________
Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva
Universidad de Costa Rica

viernes, 5 de diciembre de 2008

Recuerdo de una mañana colegial


Recuerdo de una mañana colegial

Por: Suricato

Frías mañanas, nunca terminé realmente de adaptarme a una educación de primer orden, le había seguido la pista a todo aquello y lo había deseado intensamente, sí, era el desafío de estar en Buenos Aires. Apenas y tendría 15 años, lo había proyectado desde los 12... Aquel era el lugar donde el sol nunca calentaba realmente -al menos no en mi interior- y de una forma inútil intentaba exponerme a los nacientes rayos de la mañana. Lejos de mi familia que lo había sacrificado todo, a modo de internado, iniciábamos actividades desde muy temprano y la jornada sería muy larga ante mi percepción aún de joven.

El paso de las 7:00 am a las 10:00 am me resultaba un poco reconfortante en tanto sabía que había cumplido con mi primer bloque de lecciones y que seguía ahí, ¡presente! No, no era común y esa aventura y apenas la había comenzado hacía poco, no estaba acostumbrado a combatir, tampoco pensaba regatear, casi sin ser consciente había asimismo superado a muchos para estar ahí -nunca me creí lo de la crema y nata, tan solo deseaba estar ahí y lo obtuve- y ahora me cuestionaba el para qué de todo aquello.

Tenía lecciones de matemática, de física y de química a esa hora, creo que siempre me agarraban adormecido pues me había desvelado inútilmente intentando retener toneladas métricas de información nueva para mí. La gran mansión albergaba unos 45 estudiantes en total de los dos niveles y tal vez por eso me parecía contradictoriamente chiquitica y estrecha, algunos de mis compañeros gustaban de ir al sótano durante los cortos recreos para dedicarse al ping-pong, los menos se iban a los ordenadores a hacer lo que fuera, en tanto que las pocas chicas que había aprovechaban para ir a comprar algo al abastecedor de la esquina e intentar desentumirse un poco y yo por mi parte amaba la soledad del patiecito donde sentado en el césped intentaba acurrucarme en los brazos del viento y retener tontamente todas las enseñanzas de mis mentores, nadie entendía por qué yo hacía eso.

En alguna ocasión un compañero irrumpió en mi sitió predilecto y se quedó asombrado de mi comunión con la naturaleza... ¡qué tiempos aquellos! Los pajarillos se aproximaban a mí sin el mínimo temor ante la mirada atónita de mi colega de grado. Lo que nunca supo ese compañero es que yo buscaba ese lugar porque me recordaba la tranquilidad de mi casa y de mi ventana distantes, ese bosque encantado al que prácticamente había tenido que renunciar para estar ahí, con todos ellos, tampoco imaginaría ninguno de ellos que yo creaba imágenes visuales de mi profesor de matemática vestido como un griego dibujando círculos en el piso y pasaba imaginando una inscripción en la entrada de ese sitio que dijera “nadie ose entrar aquí, si no sabe matemática”...miles de reflexiones en ese, mi sueño de invierno.

Éramos... ¡como las Naciones Unidas! exclamó en tono de exaltación una compañera israelí -un poco extrovertida por cierto- en un día de tantos donde todo el mundo se soltó a reír porque lo dijo con ese acento de asombro, que era inevitable no hacerlo. Y sí, la verdad era que sí: alemanes, peruanos, griegos, españoles, argentinos, chinos, taiwaneses, nicaragüenses, estadounidenses, mexicanos, costarricenses, italianos, dominicanos, en fin... Todos coexistíamos como en un desfile de titanes y de titanes minúsculos bajo una misma idea, bajo un mismo ideal y atravesando tal vez las mismas dificultades cotidianas y las mismas inquietudes.

Un día estábamos esperando a que dieran las acostumbradas 7:00 am, como siempre, yo vagaba entre mis pensamientos nostálgicos y silenciosos, los pájaros cantaban en manada dirigiéndose hacia los árboles circundantes creando un gran escándalo a su paso y una chica del grado superior llegó a saludar a todos, como hasta la fecha yo era un poco reacio a socializar nunca había cruzado palabra con ella, pero en realidad me llevaba relativamente bien con la gente, o al menos pensaban que yo era un poco tímido y de ahí que me tuvieran cierta simpatía -el caso es que nunca nos negábamos algún favor, tal vez porque sabíamos que estábamos solos en esas tierras, contra el mundo-, o simplemente porque tenían que tenerla.

Su nombre era Joanna y se sentó a la par mía, puso su mano en mi rodilla y me dio un beso en la mejilla al tiempo que dijo: “sabés, cantan por la lluvia, vos también sos parte de esto, que no se te olvide”-y partió- lo confieso, me dejó mudo, un remolino de ideas prosiguieron a ese gesto tan natural de su parte y no creo que de mi parte lo olvide jamás, justo en ese momento pensaba yo en lo absurdo de toda esa unión, ¿qué objetivo tenía realmente?, ¿para qué tanta lucha?, ¿qué hacía yo ahí?, siempre fue un desafío. Sea como sea, Joanna, sin ser siquiera compañera de grado, me dio esas palabras que tanto ocupaba en ese instante de duda y lucha interior.

El que los resultados posteriores hayan sido buenos o malos para nosotros es tan relativo y si quisiéramos irrelevante, ahora entiendo que hubo inmadurez de mi parte, algo así como una historia olvidada de adolescencia, los tiempos han cambiado y un día mi máximo mentor me dijo: “serás grande, pero no aquí...” -eso nunca lo entendí, pero aún sigo cabalgando por donde voy- por mi parte estaba consciente que me encontraba compartiendo el día a día con lo mejor de lo mejor, en ese sentido esa casa sería como una alusión al Olimpo, o un “reality show” de muy mal gusto por cierto, pero bueno ya son 10 años después caminé por esa calle olvidada entre sueños.

Contaba los pasos que me conducían a la entrada principal, ahí cuasi apartado del mundo, con el paisaje petrificado, lejos de casa, con un sueño sin dirección y por poco olvidados de la sociedad en el confín del mundo. Olvidé como siempre decir gracias y el sueño se extinguió dejando atrás los ecos de aquellos que en algún momento compartieron conmigo esos instantes. Pero recordé cómicamente que justo a la entrada yo añoraba poner el rótulo y pensé en lo mal que se vería, pero que importa, sigo sosteniendo que ahí debería existir mi rótulo ideado durante los recreos.

Lloré entre sueños, detesto cuando esto pasa porque el enjuague de las lágrimas deja al descubierto la indolora cotidianidad de mis ojos cansados ¿en qué momento dejé de vivir? Los tiempos han cambiado y tal vez las dificultades y la madurez del niño sean otras,-hoy afrontaría ese desafío en forma distinta, eso es cierto- pero es imposible retroceder el tiempo y las páginas hoy amarillas de esta historia se pierden entre el cantar de las aves, recuerdo también las clases de cultura física, corrí tanto que un amigo alajuelense me puso el mote de “gacela”.

Corrí entonces, sin que nada ni nadie me detuviera, sin que nadie me diera alcance, huyendo de mí, había esa parte que me temía y no me cayó mal esa denominación del noble hijo de la ciudad de los mangos. Fue un impulso extraño, algo así como la sobrevivencia ante un peligro inminente. Ni el dolor, ni el sufrimiento podían ya a partir de ese momento arrebatar mi indiferencia por todo, ahora que lo veo mucho tiempo después infiero que eso fue una especie de negación interior que me llevó a odiar en silencio, a matar lentamente, a dejar las voces y los ruidos sin que nada me hiciera volver atrás.

Los años pasaron, sociedad tribal se fundó y ahora un intercambio rápido de miradas preceden a la evasión de diálogos y al desapruebo gestual. Un día mis compañeros y yo debatimos algo en torno a ese sitio “Ese sitio cambia a cualquiera que entra en el: para bien, o para mal. Pero lo cambia...” ese fue el razonamiento y esa fue la conclusión y creo que no nos equivocamos. ¿Para qué diálogos si existe la historia?, ¿para qué la historia si existe el monólogo?, ¿para qué el monólogo si existe el recuerdo?, ¿para qué el recuerdo si no se puede volver atrás? Y si no se puede volver atrás ¿para qué el sentimiento?

Muy en contra de lo que afirmé en varias ocasiones, asisto a diversos funerales, tal vez en vida nunca creyeron que yo iría a su funeral, -tal vez ni siquiera creyeron en mí - no soy de decir “lo siento” porque la verdad es que no lo siento, tampoco fui el ejemplo dentro de los ejemplares, no, simplemente estoy ahí por simpatía y un sentimiento de afecto y gratitud infinita hacia aquellos que en algún momento me enseñaron algo. Analizo las cosas y pienso de seguido que la vida es un eterno funeral, un eterno remplazo de esas piezas gastadas por el tiempo, entre esos sobre los que construimos la historia cotidiana y esos que al aprender de nosotros un día nos sustituirán.

Y salgo de esa sala que me ahoga ante las miradas atónitas de quienes me observan y parecieran reprocharme mi indiferencia y mi falta de sentimiento. ¿Qué desean, que me suelte a llorar? Tal vez se trate de mi propia muerte anticipada, me dije en silencio antes de ir a caminar por las desoladas callejuelas aledañas y en ese caso empiece a recordar aquellos lejanos tiempos donde la melancolía se manifestaba explícitamente en mi rostro y donde el adiós nocturno a unos desconocidos puso fin a ese año lleno de reveses y contrariedades de adolescencia, tal vez sea una treta del tiempo, después de todo ya me conocen.

-mi propia historia de navidad-

viernes, 28 de noviembre de 2008

Amor de una niña

AMOR DE UNA NIÑA
Cuando una niña no cree que la engañas te ama demasiado;
Cuando una niña te dice que te odia no es verdad sólo piensa
en el daño que le hiciste
Cuando una niña te dice : Vete yo me quedo aquí, en verdad
quiere que te quedes con ella;
Cuando una niña te compra un regalo, lo hace con mucho
cuidado para elegir el mejor para ti;
Cuando una niña te hace una carta la hace con tanto amor y cariño por que
sabes que será para ti, la persona que más ama;
Cuando una niña no esta alegando, esta pensando
profundamente;
Cuando una niña te ve con los ojos llenos de preguntas, se esta
cuestionando de en realidad cuanto la amas;
Cuando una niña contesta 'estoy bien' después de unos
segundos, no esta bien;
Cuando una niña se te queda viendo, se esta preguntando
porqué estas mintiendo;
Cuando una niña se acuesta en tu pecho, esta rezando para que
seas de ella para siempre;
Cuando una niña quiere verte cada día, ella quiere ser consentida;
Cuando una niña dice Te quiero, dice la verdad;
Cuando una niña dice 'te extraño', nadie en el mundo puede extrañarte más que ella

lunes, 17 de noviembre de 2008

Estúpido poema

Estúpido poema c'est tout

jueves, 25 de septiembre de 2008

Petit cadeau

Une chanson célèbre avec laquelle je m'ai tellement identifié...

Una canción con la que me identificado montones...




http://corpsmalade.googlepages.com/Another_Brick_In_The_Wall.mp3




Nuit

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Paris vaut bien une messe!

Paris vaut bien une messe!

¡París vale bien una misa!




Paris vaut bien une messe! Voilà une petite affirmation tout à fait valide, même si on redoute déjà le fait qu’Henri IV l'ait dit ou non. Moi, je commence ce blog d'intégration de la culture française et costaricienne (voire hispanophone-francophone). Paris représente pour moi un rêve, mais aussi une réalité, je souhaite que vous partagiez avec moi tous vos commentaires et recommandations.

Avec tendresse.

Nuit


¡París vale bien una misa! Una pequeña afirmación válida. Aunque se dude un poco la veracidad de esta frase "enunciada" por Henri IV. Deseo comenzar este blog de integración de la cultura francesa y costarricense (hispanófona-francófona). París es para mí un sueño y una realidad deseo que todos compartan conmigo sus comentarios y recomendaciones.


Con cariño.


Nuit