domingo, 27 de noviembre de 2011

Dos chistes de Polo-Polo para matizar


-Un gringo tenía una novia llamada WENDY, y estaba bien enamorado por lo que decidió tatuarse en el pene el nombre de su novia.

Cuando el pene estaba tranquilo, sólo se veía WY y cuando estaba muy entusiasmado, se podía leer completo WENDY.

El gringo fue de vacaciones a Jamaica y se metió a un baño, cuando estaba orinando, llegó un Jamaiquino negro y grandote, el gringo notó que en su pene también decía WY y le preguntó:

-" ¿Oye, tu novia también se llama WENDY?

A lo que el negro le respondió que NO. El gringo le dijo:

-" Es que el mío también dice WY y cuando está grande, dice WENDY.

El negro le contestó:

-" El mío cuando esta grande dice:

"WELCOME TO JAMAICA, THANKS FOR YOUR VISIT AND HAVE A NICE DAY"
--------------------------------

Estába un niño jugando con su tren eléctrico y dice “¡a ver hijos de su reputa madre, todos los que van a México, a chingar a su madre, órale en chinga pa’rriba ojetes, súbanle, órale!”… lo escucha la mamá y le dice: “¡óyeme, óyeme escuincle de porra, ven acá!” lo agarra de los pelos y madres que le mete un cachetadón de aquellos: “¡y te quedas sin jugar una hora!”.

Ni modo, el niño se va al sillón y se cruza de manos (quedito dice, hija de tu puta madre, cuenta hasta 10 cabrona) pero ni modo, se espera la hora.

A la hora pregunta el niño si ya puede seguir jugando y la mamá le dice que está bien y de nuevo: “órale putos, ahora sí, nos vamos a México, chingue a su madre el que no se suba a la de tres”

Y mocos, que la mamá le vuelve a dar un cachetadón que le vuela dos dientes (el chamaco dice rezongando: ¡puta madre qué madrazo, hija de tu pinche madre, te voy a surtir!).

“¡Y te me quedas sin jugar una hora!” -Le replica la mamá
Pasa la hora y el niño dice: “¿qué ya puedo seguir jugando?”

“Órale pues, ya”, dice la mamá

“Estimados pasajeros, todos los que viajan a México, se les suplica tengan la amabilidad de abordar el tren, porque hace dos horas una hija de la rechingada nos tiene aquí parados”

lunes, 21 de noviembre de 2011

Le sourire de Pierrot



Le sourire de Pierrot

Cette histoire s’est passée il y a quelques siècles en France, dans un tout petit village habitait un docteur fameux, dont les exploits étaient bien connus même dans les autres peuples qui étaient à plusieurs lieues.

Un jour, un monsieur de semblent pâle et triste est allé chez ce réputé médecin, très fameux dans tous les villages. Dès son arrivé, le monsieur lui a demandé de l’aide au médecin:

-Monsieur le docteur, on m’a dit que vous êtes le meilleur médecin de la région et je voulais voir si vous pourriez m’aider.

-Évidemment monsieur, je suis entièrement à votre disposition et je vous aiderai en tout ce qu’il me soit possible, mais raconte-moi votre problème s’il vous plaît!

-Monsieur le docteur, je vais être sincère, mon problème est celui de ne plus avoir le sourire, je suis tout le temps triste.

-Oh, je comprends très bien monsieur. Par hasard, est-ce que vous avez déjà essayé de voir à Pierrot, le clown? Vous savez, certainement il n’y a pas de prescription médicale que je puisse vous recommander, mais avec Pierrot c’est sûr que vous éclaterez de rire! Tout le monde qui va chez Pierrot retourne avec le sourire!

-Monsieur le docteur, entendez-moi, je ne peux pas aller chez Pierrot! Simplement, ce n’est pas possible!

-Mais, ne soyez pas si orgueilleux, il est très gentil avec tout le monde, il saura vous écouter, il comprendra bien votre problème et vous aurez à nouveau le sourire dans votre visage.

-Monsieur le docteur, j’insiste, je ne peux pas aller… le problème justement est que… Pierrot c’est moi!


Et on dit que personne n’a su quelque chose d’autre concernant Pierrot… quelquefois, on écoutait ses pleurs tristes sous l’ombre de la lune, au temps que l’aluette disparaissait au loin, sans chant et sans nouvelles de son amour éternel: Colombine.


Augustus

jueves, 17 de noviembre de 2011

Desafíos


Desafíos
Tanto para el neófito, como para el maestro, la entrada al Templo Delfi supone un momento de reflexión interior. El verdadero desafío no es ajeno al replanteo de las metas, al análisis crítico de las situaciones, a la resolución de conflictos, ni a la evaluación de los alcances; una decisión precipitada puede ser tan letal como una herida de cañón en combate.

No se trata de círculos, ciclos, retornos, ni visualizaciones soñadoras. Se trata simplemente de vivir, asumir la responsabilidad de lo hecho y lo no hecho hasta el momento, aceptar dicho estatus, mas no caer en el conformismo ni en la inacción, eso sería letal para cualquiera.

Pensar en regresos y contravenidas oponen las ventajas del tan añorado avance, sin embargo la alternativa se presenta cual canto de sirena, existe el eco marcial del conquistador, pero la confrontación a las mismas condiciones de antes, con las mismas armas, muy posiblemente de como resultado lo mismo. Se requiere entonces la reflexión y esta proporcionará más confianza al hermano.

La condición guerrera de antaño es recuperable para quien desde cero, ha alcanzado la cúspide antes; sea así, la esencia prevalece en el luchador y sólo debe vencerse a sí mismo una y mil veces más, admirarse de alcanzar aquello que conquistó mil y una veces y en su último combate presagió en forma de agüero: “¿será está vez la última?”. ¡Pero no! maravillado estará al darse cuenta de que su temple, fortaleza, coraje y aliento de antaño siguen intactos, es más, se han fortalecido ante las envidias de aquellos que aseveraron que no podría lograrlo...

Y es que un Guerrero de luz siempre vuelve fortalecido al combate, aprende las lecciones de las derrotas y transforma todos los sinsabores de antaño en energía pura que utilizará a su favor. Ciertamente, el Guerrero debe alejarse para asimilar el aprendizaje, pero volverá al campo de batalla. El Ave Fénix es la mejor evocación de este fenómeno recurrente entre los hermanos, cuando todos creyeron que sólo las cenizas quedaban, resurje entonces victoriosa y su vuelo se impone con potencia y determinación entre estelas de fuego por los cielos.

Del peregrinar previo, ha aprendido el constructor que el único peligro que lo superaría con certeza es su propia inacción. Pero en el camino encuentra a otros trovadores y juglares, verdaderos hermanos de luz y Guerreros en el arte antiguo y heredado por la tradición, aquellos que marchan por caminos paralelos al suyo y le alientan cuando reconocen su espíritu, uno a uno le hace ver entonces que “ahora que comenzó debe seguir hasta el final”.

El Guerrero se armará de valor, contemplará el infinito que se encuentra frente a él y marchará hacia la conquista de sus propios miedos, pues siempre se ha vencido y esta vez no será la excepción. Se convence entonces: "todos esperan que lo haga y él lo hará" es la hora de cruzar por el camino de fuego.

Augustus PMRHEE:.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Libertad


La libertad

En tus verdes prados libre y feliz crecí
Recorrí tus senderos, la brisa sentí
De la nueva tierra, en su calor viví
Sin cuestionarte eterna, mis pasos seguí.

Libertad, tus ocho letras no se pueden pintar
Libertad, es la imagen que no se puede reflejar
Libertad, de antiguas luchas que lograron forjar
Los héroes de la Patria, para libres respirar.

La libertad no tiene forma, color o sabor,
la libertad no es palabra fija ni definición
Es herramienta, es fuerza, es creación,
Es potencial, es resultado de una labor.

Ideal eterno, eterna libertad.
Gloria entre la fraternidad,
De una enseñanza, el despertar
Y del místico avenir, su forjar.

-Augustus