domingo, 17 de junio de 2012

Nubes de incienso



Nubes de incienso

Por: Pierrot

Continuidad e infinitud del camino, progresión inevitable de la realidad. Me pierdo en una estela de polvo cósmico sin poder precisar la naturaleza de la especie humana.

He desperdiciado el tiempo entre la inmundicia cotidiana, ninguna historia puede ya sobresaltarme. Hay experiencias llenas de sangre y dolor, las cuales te marcan para siempre.

Viacrucis de redención, Corpus Cristi y catorce gigantes de hierro en perfecta alineación. No es soberbia, son los sinónimos del perfecto progreso y marcas tangibles de la civilización.

Diez mil olores seductores me perturban. Una sonrisa camuflada y un deseo de caricias insospechadas. Festín de aromas y pasiones para la joven que desvestí con la mirada. Me dejé llevar por la imaginación y la realidad del más sublime placer carnal jamás concretado. Su pecho desnudo logré acariciar, cuando de su boca sucumbían impotentes las palabras.

Cuarenta días y cuarenta noches por este desierto de tentación, inmolación de las almas y tributo a la redención de mártires y santos. ¿Por qué no he de dejarme tentar, si el más bello placer está inmerso en esto que llaman pecado? Arte es y es pasión, sucumbiré entonces sin razón ni objeción.

He pecado, he pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión. Entre el humo del incienso intento expiar las penas pasadas, en un jarro de café leo las premoniciones de una sangrienta guerra en el avenir cercano.

¿Por qué he de extrañarme del deseo carnal? Si es parte de nuestra naturaleza. ¿Por qué rechazar estas nubes de polvo si de ellas salí y a sus dunas volveré?

Símbolos druidas, talismanes con las cartas del tarot. La muerte y las espadas: bello final para ser inscrito en los anales de la eternidad.

No hay comentarios.: