miércoles, 29 de agosto de 2012

Sitio arqueológico las Mercedes, Guácimo de Limón




Universidad EARTH.
Limón, Costa Rica.

 Ricardo Vázquez arqueólogo del Museo Nacional de Costa Rica explicando los detalles de la plataforma denominada del “maní”

     El día 14 de abril del 2012, se realizó una gira académica a “Las Mercedes”, sitio arqueológico localizado en las instalaciones de la Universidad EARTH, en Guácimo. El arqueólogo Ricardo Vázquez Leiva explicó que actualmente el Museo Nacional tiene pensado efectuar 5 escuelas de campo con universidades extranjeras (de las cuales faltarían 2) y tienen localizados 8 sitios de arquitectura similar a las Mercedes, lo que correspondería específicamente a construcciones de superficie, de interés para el museo.

     El objetivo principal de la visita fue dar a conocer los rasgos más relevantes del sitio arqueológico, destacando el casco arquitectónico del sitio principal. Según Vázquez, la dinámica de las Mercedes no calza con la de las barriadas periféricas, por lo que el sitio arqueológico se refiere a un sitio exclusivo o “d’élite”, razón por la cual sería de acceso restringido.

      Sin embargo, existe un problema en la caracterización de sociedades de rango, particularmente el desarrollo y alcance que lograron  sus aparatos de poder político, pues los hallazgos hasta la fecha no permitirían hacer conclusiones de índole político-económicas.

    Otros objetivos a mediano y corto plazo expuestos por Vázquez son la exploración, documentación y datación de otros  sitios con arquitectura superficial, entre los ríos Reventazón y Toro Amarillo, en la región de Línea Vieja (entiéndase, la línea original del ferrocarril), labor que se complica cuando la Universidad EARTH y el Museo Nacional no tienen un presupuesto específico para investigación y se ven obligados a conseguir fondos.

    Localizada como punto intermedio, a 60 km de San José y 60 km de Limón, “Las Mercedes” se encuentra a 100 metros sobre el nivel del mar, además constituye un paso natural, con calzadas y otras vías de comunicación más recientes (paralelas a la calzada o camino de piedras) como lo son la carretera principal o el ferrocarril así como de un sistema hídrico que corta perpendicularmente la zona. 

    El principal problema observado es la necesidad de restaurar el sitio, históricamente se deja entrever que la localización geográfica del área fue estratégica al concebir la comunicación entre el Valle Central y la salida al Atlántico, bajo esa dinámica la zona se verá inmersa en el desarrollo bananero promovido por Minor Keith, la United Fruit Company (con el complejo bananero del Atlántico) y el proyecto ferroviario que se desarrollaría en el país, además Vázquez señala que en las Mercedes, dentro de las actividades agrícolas, también se cultivó el cacao, por lo que la zona fue objeto de constante huaquerismo, poco control y saqueo de las piezas arqueológicas que guardan en sí gran parte del vestigio histórico de sociedades antiguas de Costa Rica. 

     Para muestra un botón, el mismo Minor Keith habría extraído de la zona más de la mitad de su colección  de 16.000 antigüedades indígenas, piezas de gran valor que actualmente se encuentran en varios museos de los Estados Unidos, como el Museo de Historia Natural de Nueva York.

    Según las estimaciones del Museo Nacional, el sitio arqueológico dataría de 2000 aC debido al tipo de cerámica encontrada en el lugar, pues se trata de una cerámica decorada, bien cocida y de rasgos finos, lo cual sugiere la pertenencia de las Mercedes a los periodos tempranos. De acuerdo a los estilos de cerámica Vázquez explicó que se toma la clasificación en: montaña, bosque, selva y cabaña, siendo “cabaña” la correspondiente al periodo de encuentro con los españoles.

    También el Museo Nacional tendría documentado el intercambio entre los pobladores de la zona y una de las primeras expediciones españolas llegadas al país, pues en el sitio se encontraron cuentas de cristal tipo Cádiz, que se produjeron en Europa de 1540 a 1575.

     Los basamentos encontrados, hasta ahora, en las Mercedes se situarían entre el año 900 al año 1000 dC, lo cual correspondería al final del periodo Selva y principios del periodo Cabaña. Todas las fechas se han establecido a partir de la medición del C-14 (carbono 14) y su desintegración progresiva al C-13 (carbono 13). Vázquez es enfático al referirse que en la Costa Rica precolombina no se le podría asignar la categoría de ciudades a los emplazamientos encontrados hasta ahora, se habla entonces de grandes asentamientos de sociedades tribales y cacicales. 

    En las Mercedes destacamos lo simbólico de las primeras culturas costarricenses, muchas de sus esculturas habrían referido la religiosidad (entendida como una unión con la naturaleza o entorno en que se vivía inserto) o inclusive una dualidad que destacaba los aspectos propiamente femeninos y masculinos. Otro aspecto reflejado del modo de vida de esas sociedades tribales lo constituye el culto a los ancestros y los entierros encontrados, en cierta manera los difuntos continuaban presentes entre los vivos y se les debía respeto.

    El sitio arqueológico tiene empedrados perimetrales y muros de contención hidráulica que es posible distinguir a pesar de la densa hierba acumulada desde febrero y el poco mantenimiento (labores elementales de chapeo) que la Universidad EARTH en teoría debió dar al sitio para facilitar la visibilidad del empedrado y la explanada.


Fotos de piezas arquitectónicas costarricenses: (izquierda) Museo de Historia Natural de Nueva York y (derecha) Museo Arqueológico y Etnográfico de Estocolmo


    El nombre de “las Mercedes” habría sido promovido por la esposa de don Minor Keith, pues la señora era muy creyente en la Virgen de la Merced. Las Mercedes constituye literalmente un agujero en la historia arqueológica de las sociedades antiguas de Costa Rica, las principales piezas fueron “coleccionadas” por Minor Keith y como se dijo se encuentran en los museos de Estados Unidos, así como otras como “los gemelos fundadores” (esculturas monumentales) se encuentran actualmente en el Museo Arqueológico y Etnográfico de Estocolmo, Suecia como parte de los artefactos recuperados por Hartman.

    Otros saqueos clandestinos de alcance desconocido fueron acumulándose en el sitio, es común ver hundimientos, como por ejemplo, en la zona de los bambúes atribuidos primordialmente a los huaqueristas.

    Esculturas encontradas en las Mercedes como “la cabeza de tiburón” tenían un uso hasta ahora desconocido, Vázquez explica que el ferrocarril no entra en territorio virgen: plaza hundida o espejo de agua, cámaras funerarias, tumbas de cajón… todas estas incertidumbres seguirán junto a la necesidad de restaurar el sitio hasta convertirlo en un parque arqueológico que junto a Guayabo serían tal vez los dos principales vestigios del pasado indígena costarricense. 




Muro hidráulico de piedras, las Mercedes 

   
 

Empedrado perimetral, cubierto por monte. 



martes, 14 de agosto de 2012

Primavera

Primavera
"El mejor tributo que le podemos brindar
a los que se han ido es seguir viviendo"
-En memoria de JAB
Por: Pierrot


Como un jardín de flores amarillas...
Pequeñas o muy grandes:
Girasoles de cambio y esperanza.

Primavera… recuerdos de infancia.

Se confunde con una sonrisa,
es un renacer a través del tiempo,
o una travesía por la montaña.

Primavera… ciclos de añoranza.

Continuidad del círculo infinito,
transición inevitable del frío invernal
al sol apasionado e intenso...
ese que encanta.

Esencia, esa que despierta al alba,
olores de seducción, incienso,
brisa, encanto y lavanda.
Primavera: el amor sin palabras.

El agua fluye por los frescos torrentes,
la piedra permanece como los recuerdos,
el árbol refresca nuestras tardes de juego
en espera del añorado ocaso y del mañana.

¿Llegarán la luna y la esperanza de un nuevo día?
Sí, esas que nunca se cansan…

Música solitaria de la montaña,
primavera: compartir, esperar y soñar.

Primavera, renacer entre miradas.

miércoles, 8 de agosto de 2012

La fortaleza del fin del mundo




Forte Príncipe da Beira, Brasil.

     El Dr. Juan Marchena, profesor de la Universidad Pablo Lavide, Sevilla, España, connotado investigador y colaborador de múltiples programas de maestría y doctorado tanto en América Latina y Europa relató la historia de cómo había dado con la fortaleza del fin del mundo.

     A manos del Dr. Marchena habría llegado un archivo en el que según los documentos se recomendaba al Rey de Portugal José I construir un fuerte para detener la ambición española, respecto a los territorios concedidos por el Tratado de Tordesillas a los lusitanos, lo primordial sería salvaguardar la riqueza de diamantes y oro que los portugueses tenían en su colonia, entre los documentos hay planos y diseños de la fortaleza.



Figura 1: Plano del Fuerte
    Esta empresa sería coordinada por el Marqués de Pombál hacia 1776, Ministro de José I, el mismo Marqués habría decidido la ubicación de la fortaleza, señalando un sitio cercano a Potosí con su dedo sobre un mapa en blanco, en dicho lugar un ingeniero y su expedición debían construir la fortaleza.

     La idea era poder atacar los intereses españoles de Potosí (minas de plata), dentro de la logística militar, era preferible tener ocupados a los españoles en Sudamérica a que aquellos llevados por su ambición atacaran directamente Lisboa y con el fuerte de respaldo en Brasil, tener un resguardo cercano desde donde le pudieran hacer frente a los posibles embates y contraofensivas españolas.

     El ingeniero y su legión habrían partido a Brasil para cumplir el capricho de Pombál, capricho pues Pombál no había tomado en cuenta ninguna consideración de relieve o condiciones geofísicas del lugar para designar el emplazamiento donde se debía construir el fuerte, para el Marqués se trataba de una estrategia militar.

    La tarea no sería nada sencilla, pues no se conocía bien el territorio brasileño… entre las dificultades que afrontó la expedición se mencionan la densa vegetación de la amazonía, las dificultades para poder transportarse por unas 18 caídas de agua consecutivas de 20 m de altura que obligaba a la expedición a desarmar las embarcaciones por entero y sobre todo la resistencia que pudieron haber opuesto los aguerridos grupos indígenas de la zona.




 Figura 2: Foto satelital del emplazamiento


     El ingeniero habría comprado entre 200 y 300 esclavos que a la vez le habrían servido de “guardaespaldas” a la expedición. La fortaleza se lograría construir al grado de dejarla funcional, emplazando la artillería llevada desde Portugal para ese efecto.

     La fortaleza “Real Príncipe Fuerte de Beira”, también conocida como el “Fuerte Príncipe de Beira”, se encuentra en la margen derecha del río Guaporé actual de Guajará-Mirim, en el municipio de Costa Marques, Estado de Rondonia, Brasil. Aunque no se hizo mucho énfasis en las distintas poblaciones indígenas que cohabitaban la zona, sí se mencionó la dificultad de enfrentar a los “guaporel” y los moxos que principalmente habrían participado en la realización de la fortaleza. 

    Paradójicamente, la realización de la fortaleza nunca llegaría a oídos de las autoridades en Portugal, ni habría sido utilizada por las fuerzas armadas de ese país. Adicionalmente, de la expedición sólo los esclavos africanos habrían soportado los embates de la fiebre amarilla y tanto el ingeniero como los constructores portugueses habrían muerto en la realización de esta obra.




Figura 3: Fotografía aérea de la fortaleza 




    La Fortaleza del Príncipe de Beira está rodeada de gran misticismo, tragedia y sobre todo una historia apasionante o si se quiere hasta romántica.

    Al tiempo de no saber nada de la fortaleza, las autoridades portuguesas habrían mandado un inspector a Brasil para que este informara sobre qué había pasado con la expedición del ingeniero.

    Después de mucho buscar y preguntar a los locales el inspector habría dado con la fortaleza terminada y la triste historia de muerte por fiebre amarilla de la expedición, pero cuando se debía mandar el informe a Portugal sobre la culminación de la fortaleza, Brasil habría adquirido su independencia hacia 1822 y las autoridades locales impidieron la llegada del documento a Europa.

    Actualmente, las investigaciones en la zona son complicadas pues el territorio es de interés para el combate del narcotráfico por parte del Ejército Brasileño, la zona de fronteras representa todo un desafío para los estudiosos del tema y puntos de interés para las autoridades del gobierno por lo que hasta cierto punto es comprensible que mantengan cierto hermetismo a las investigaciones y al acceso a la zona. 

Conferencia dictada en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica por el Dr. Juan Marchena.  23 de marzo del 2012 

FALA

jueves, 2 de agosto de 2012

Lux aeterna


Proyectos

”No quiero caminar entre locos”, dijo Alicia.
“Oh, no puedes hacer nada”, le respondió el gato,
“todos estamos locos aquí”. -Lewis Carroll

Difícil es eliminar a la primera persona cuando se habla de sueños, metas e ilusiones venideras, difícil es olvidar el pasado ¿quiénes somos y de dónde venimos? Pues bien, cada cambio deja a su vez una serie de reencuentros y una necesidad de orden. Ocupamos tiempo para nosotros, tiempo para descubrirnos, tiempo para reflexionar sobre lo pasado y lo venidero, así es esto.

Hay felicidades que contagian y dan motivos para volver a creer. Hay que vivir, el tiempo pasa y si no hacemos nunca nada, todo será igual. Existen realidades que duelen, pero forjan y momentos que permanecen para siempre pues calan hondo.

Del aprendizaje es importante diferenciar la transición al proceso, quien transita se deja arrastrar, pasa y trasciende, tal vez, sin haber construido realmente un proyecto de vida efectivo. Por el contrario, quien canaliza el proceso, aprende y se fortalece con cada vivencia, en ese sentido el aprendizaje no se ve como un resultado final, sino como un todo integral y continuo en el individuo.

Saber decir no, lejos de ser una debilidad debería ser considerado una fortaleza. Siempre faltarán lecciones por aprender del maestro, cuando este ha logrado despertar el interés de su alumno.

Aunque el camino no esté del todo definido, la inacción puede ser letal. Hablar con la nostalgia que evoca el recuerdo siempre presente, hablar de amores y tiempos pasados, deseos de escribir historias y decir algo más de lo ya contado.

La figura del tirano nunca será ejemplar, ni la dictadura, ni la imposición serán justificables bajo argumento alguno. Las palabras tienen un peso mayor al que exhiben en las conversaciones.

Comportamiento pro-social, empatía y altruismo no deberían ser generalizados como mera mismidad filantrópica, sino como acción efectiva, práctica y aplicación de la teoría. La acción no puede ser enclenque y desganada sino contundente, de otra manera, los principios fraternales que dan origen a las ideas serán parte de ecos lejanos que terminan por no escucharse y perderse.

La vida humana como bien preciado no puede estimarse más en ciertos lugares, o bajo determinadas situaciones. Hay que ser como el mar y darse a los demás, si bien algunos nunca entenderían las razones de un autoexilio, no necesariamente aquel que abandona el lugar donde vive es infeliz, puede ser simplemente un asunto de principios.

Y sí, la vida es un país lejano donde llueve cuando el cielo trae el alma a flor de piel, algún país de cuyo nombre es preferible no puntualizar.

La belleza de un lenguaje consiste en la apropiación del mundo, en alcanzar la fantasía y la interacción con los demás, el lenguaje es ante todo furia, pasión y hasta arrebato.

A las personas debe ayudárseles especialmente si solicitan ayuda, el agua es como el viento, nunca sabemos si ríe o llora de felicidad. Otras personas aportan su visión de mundo, las opiniones son acertadas o simplemente son opiniones, todo depende de hasta qué punto se permite la inferencia en el rol y la visión de vida, todo depende de que tan significativas o relevantes lleguen a ser.

Las personas luchan por hacerse escuchar y ser comprendidas. Un rascacielos tiene muchas historias por contar. No se puede dar marcha atrás cuando el tren ha partido. Alejarse en medio de la noche, caminar tranquilo y nunca volver. Las personas suelen fallar. Las personas suelen callar, las personas se equivocan, vuelven o no, pero nunca renunciarán a su naturaleza.

Cuando los seres humanos se den cuenta de la belleza interior que portan y que esta supera por mucho la de aquellas personas a quienes idolatran, tal vez ahí exista una revolución de las conciencias.

No permitas que los triunfos y aciertos se conviertan en ínfulas, no dejes que las derrotas te lastimen el corazón... el perfume viaja en barriles, la esencia no.

FALA