domingo, 14 de octubre de 2012

Miedos



Miedos

Hoy, prometo dejar atrás el pasado y construir el avenir con el día a día. Honraré la fraternidad entre los seres humanos que trabajan y construyen un lugar mejor para los que vendrán después de nosotros. Respetaré la libertad para ser responsable de nuestras acciones. Respetaré la igualdad entre los hermanos que ven la esencia de las cosas y no se pierden en trivialidades e ironías.

El tiempo de afrontar mis miedos ha llegado. Hoy me reconozco frente al espejo y veo ante mí al espectro del camino recorrido de mis pavores más profundos. En todo caso, sé que soy mi peor enemigo. Mi inacción, lasitud o complacencia pueden ser nefastas. No traicionaré mi esencia ni mis ideales de lucha. No puedo, no podría y no lo haré. No puedo vivir alejado de la luz esencial. No daré la espalda a la batalla ni decepcionaré a todos aquellos que confiaron y confían en mí.

El camino ha estado lleno de dificultades. Pero lo que prevalece como una gota de agua en el océano es el aprendizaje que se obtiene al superar cada obstáculo que es grande como grande es el ideal que dio origen a esta peregrinación personal. Esta noche me prometo a mi mismo el hacer todo lo que tenga que hacer y en el momento justo para recuperar esa esencia guerrera.

Con la frente en alto, ideas claras y objetivos realizables. Andaré por el camino que hoy se me señala peligroso en todas sus dimensiones. Pues el sabio se esmera en alcanzar los conocimientos que le permitan iluminar la vida de los demás con la enseñanza. El guerrero llega a la cúspide de la mayor montaña para garantizar que están en condiciones de vencerse a sí mismo y el artista en su obra descubre el universo de posibilidades para cantar al constructor del universo.

No podría vivir eternamente en el limbo, alejado de la luz esencial. Daré la cara aunque el camino esté lleno de trampas y peligros recurrentes. De hacerlo, me perdería en el tiempo hasta ser un recuerdo borroso y oscuro de mi propia existencia. Afrontaré los retos que vengan, daré el máximo en todo lo que deba hacer y ante todo me aferraré a mi esencia.

Son ciertas las palabras de mi hermano, ahora un nuevo campo de batalla se abre a mis pies, no hay errores, todo tiene su significado y lo descubriré. Los errores engendran errores, los aciertos engendran aciertos.

El día en que dejemos de luchar no mereceremos ser llamados siquiera cobardes. Como olvidar las reglas fraternales que rigen nuestras vidas, la plomada, la escuadra y el compás. Es el tiempo de construir, de tomar la roca imperfecta, como imperfecta es la naturaleza humana y darle forma a la piedra con tan excelsas herramientas.

La espada que no se desenvaina se oxida. Es la esencia que nos hace ser guerreros de la luz. Un ciclo debe cerrarse, porque de continuar una guerra estúpida hasta el ejército vencedor se desgastaría inútilmente.

La esencia se lleva en las manos y en los pensamientos. Los miedos se adquieren. Por lo tanto es posible regresarlos, deshacerse de ellos... Un nuevo campo de batalla, donde sólo hay un vencedor.

Augustos

LUCEM ASPICIO-PMRHEE

No hay comentarios.: