miércoles, 14 de noviembre de 2012

La Muerte en sus Laureles



La Muerte en sus Laureles

Un héroe silencioso ha muerto: nadie llore, nadie rece, nada de lagrimeos, ni sollozos. Sus últimas palabras fueron: “vivan y recuerden lo que vivimos, los golpecitos en el pecho y las oraciones sin sentimiento real son ajenas al verdadero significado de la muerte y sólo la corrompen con tristeza”.

Nos han enseñado a vivir, pero no a morir. Lástima, los fanatismos religiosos no nos han educado para la muerte. Llorar, sí, pero por lo que no se hace en vida, después no tiene caso que otros derramen sus lágrimas...

No es una obligación sentir algo por las personas con las que no se compartió, ni siquiera se puede obligar a estar triste o rezar; pedir manifestaciones de la fe es como sugerir preferencias: nadie puede exigir rezos a conciencia si estos no salen del alma... nadie podría señalar si de tu interior no brota nada superior a la indiferencia y al silencio contemplativo que evidencia el pasar del tiempo.

La muerte no es motivo de tristeza, significa que la vida está surgiendo en algún otro lugar y con esta, la renovación misma de las energías del Universo en el círculo infinito.

Prediquemos con las obras y no con los cuchicheos destructivos.

Pierrot Augustus

lunes, 12 de noviembre de 2012

Constitución geológica de Costa Rica



     Según Denyer y Alvarado (2007) para el caso específico de Costa Rica se cuenta con que la región más antigua en términos de materiales basaltitos se localiza en la Península de Nicoya. El Pacífico Central y el Valle del General están formados por areniscas del Oligoceno y conglomerados del mioceno litoral y sublitoral.

     La Cordillera de Talamanca, que corresponde a un área escasamente poblada está dominada por intrusivos granitoides con facies gabroides del Mioceno. Denyer  y Alvarado complementan la descripción geológica del espacio costarricense designando que es en el norte del país donde existe la más baja densidad de población y se ubican las llanuras de Tortuguero y San Carlos, regiones formadas primordialmente por sedimentos continentales de transición marina-costera del cuaternario.

    Finalmente, en el centro del país se localiza la Cordillera Volcánica Central que alberga al Valle Central y con este a los principales centros de población, adicionalmente las zonas afectadas por terremotos destructivas y donde se encuentran las principales estaciones acelerográficas. La geología de este espacio corresponde en su mayor parte a vulcanismo del Mioceno tal como se mencionó en la parte introductoria de este trabajo, Costa Rica cuenta con aproximadamente doscientos focos volcánicos inactivos. Entre los volcanes que se considera mantienen algún grado de actividad, los especialistas enlistan los siguientes: el Volcán Rincón de la Vieja y el Arenal en la Cordillera de Guanacaste, Poás, Barva, Irazú y Turrialba en la Cordillera Central del país.  

FALA