domingo, 23 de diciembre de 2012

Predicción sísmica para Costa Rica



    Según estudios de Víctor Schmidt, para el 1994 se obtuvieron las primeras ecuaciones predictivas de sismos que involucraron el área Centroamericana, las mismas fueron de tipo espectral y consideran como variable dependiente la pseudo velocidad espectral para siete diferentes frecuencias. Estas primeras predicciones en la región habrían contemplado sólo el Estado de Guerrero (México) y la parte norte de América Central.

    En 1997 se obtuvieron nuevas ecuaciones utilizando datos específicamente de Costa Rica. Para ello se consideraron tipos de suelo (roca, suelo firme y suelo blando). Además se consideró que un tercio de los fenómenos serían por subducción y los otros dos tercios como sismos de corteza.

     Al comparar los registros espectrales de las diversas estaciones se observaron magnitudes parecidas, lo cual hace pensar en la posibilidad de intensificar los estudios para aproximar las curvas con un índice de error cada vez menor.

     Aunque la tesis doctoral de Schmidt del año 2010 entra en mayores detalles técnicos sobre la metodología empleada para determinar las ecuaciones de cada región, la sistematización para llegar a los modelos logarítmicos que emularían el comportamiento de los terremotos y así predecir eventualmente los sismos, para efectos de este trabajo nos limitaremos a explicar que científicos y geólogos trabajaron en estaciones que responden a criterios de calificación, en coordinación con las universidades, los distintos  departamentos de instrumentación sísmica y tomaron en cuenta fallamiento local y tipos de suelo para producir ondas con equipo digital que representarían sismos entre 4 y 5 grados.    

     Si bien, en la tesis de doctorado se plantean ecuaciones matemáticas concretas que modelan el comportamiento de los movimientos sísmicos, hay otras variables que intervienen en los registros obtenidos tales como las distancias y el tipo de sismo, por lo que siempre se daría una desviación en los estudios realizados.


     Otra desventaja que presenta la predicción sísmica en estos momentos (aparte de la precisión, cuestionada por muchos)  son los costos, pues para predecir movimientos continuamente se requeriría de estaciones que trabajaran continuamente para las regiones de interés, pero no deja de llamar la atención el que este procedimiento sea posible y tal vez en un futuro se pueda hacer extensivo, con la implicación directa de prevenir posibles tragedias a gran escala y minimizar las pérdidas económicas de las naciones.

Quake Red Alert.

     Hace algunos meses los científicos brasileños de “Quake Red Alert” crearon una revolución en las redes sociales prediciendo con gran exactitud un 80% de los sismos y terremotos anunciados, con alertas de hasta 18 y 20 horas de antelación a la ocurrencia del sismo.

     Para muchos estudiosos como Juan Segura, Director del Observatorio Vulcanológico y Sismológico Nacional de Costa Rica (OVSICORI). Los métodos empleados por los brasileños carecen de fundamento científico y se limitan a la especulación, pues no detallaban profundidad, magnitud, epicentro, hora exacta del fenómeno, ni estaban respaldados por algún fundamento científico.

    El Colegio de Geólogos de Costa Rica por su parte llegó a referirse al famoso “Método Brasileño” como un juego estadístico con la sismicidad de ciertas regiones del mundo.

    Lo cierto del caso es que para algunos estos brasileños en el periodo de prueba en el que publicaron sus alertas tuvieron una efectividad muy alta, si bien las alertas dejaron de publicarse en febrero, el grupo anunció que continuará con las investigaciones en el área.

      De cualquier forma, la esperanza es que un día se lleguen a perfeccionar los mecanismos de detección de sismos y con ello se logre preservar la vida humana. Por el momento, la mejor predicción es la alerta continua, la preparación y la creación de una conciencia colectiva sobre el que la tierra está viva y el movimiento de sus placas es una constante, si nuestro territorio es de alta actividad sísmica no está de más mantener equipo de emergencia, focos, agua embotellada, comida enlatada, barras energéticas y artículos de primeros auxilios. 

     Concluimos este capítulo con parte de un valioso pensamiento extraído del portal de quakeredalert.com, el cual dice literalmente: 


“Desde tiempos inmemoriales el ser humano 
ha intentado predecir
 o anticipar los movimientos sísmicos… 
sabemos bien que de ser posible miles y hasta 
millones de vidas se hubieran podido salvar. 
Casos como los terremotos en Haití, Perú, Chile, 
Nueva Zelanda, China o Japón son por lejos
 los principales ejemplos de ello…”

FALA

BIBLIOGRAFÍA (entradas con la etiqueta 'Riesgo Sísmico')

-Organización Panamericana de la Salud “Lecciones Aprendidas en América Latina de Mitigación de Desastres en Instalaciones de la Salud” (OPS; 1997; 116 paginas)

-Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica. “Código Sísmico de Costa Rica 2002”. Editorial Tecnológica de Costa Rica. 2003.

- Mora C, Rolando. “Propuesta de evaluación geotécnica y de amenazas naturales (EGAN) para el desarrollo de infraestructura segura en Costa Rica”. 2009.

-Vargas W,  Garro J. “Gestión de Riesgos Naturales en Infraestructura Vial. Documento de Trabajo. Laboratorio de Materiales y Modelos Estructurales” Universidad de Costa Rica. 2002.

-Vargas W, Ulloa  A. “Metodología simplificada para evaluación de vulnerabilidad geotécnica de terraplenes en carreteras de montaña de Costa Rica” 2007.

- Rojas W. “La alta vulnerabilidad sísmica de Costa Rica”. Red Sismológica Nacional (RSN: UCR-ICE) 2009.

-Schmidt V. “Avances para estudios de riesgo sísmico a escala regional y local: aplicación a América Central y a Bahía de Cádiz (sur de España)” Tesis de Doctorado, Universitat Politècnica de Catalunya, Barcelona, Junio de 2010.

-Montero W, Peralto G & Rojas W. (1997) “Proyecto: Amenaza Sísmica de América Central”. Informe final. Escuela Centroamericana de Geología.

-Guendel F & Potti M (1998) “Sismicidad y sismotectónica de América Central” Física de la Tierra. No. 10: 19-51. 

-Molina E et al (2008) “Proyecto RESIS II: Evaluación de la Amenaza Sísmica en Centroamérica” Informe.

- Yan Y. Kagan (1997). “Special section-assessment of schemes for earthquake prediction; Are earthquakes predictable?” Geophys. J. Int. 131: pp. 505–525.


Entrevista com Aroldo Maciel sobre o projeto Quake Red Alert, para o site NPE (2012). Recuperada de: The Ultimate Earthquake Forecast Tool   http://quakeredalert.com/


viernes, 14 de diciembre de 2012

Camino de Piedra a la Logia







Camino de Piedra a la Logia.



A∴L∴G∴D∴G∴A∴D∴U∴
F∴A∴ L∴ A∴

¡A la Gloria del Gran Arquitecto!
Mérito excelso dad al Padre.
Gran Sol, Universo y Respeto
Luna, nacimiento de Madre.

¡Guerreros, Victoria en el Acto!
Razón sigilosa cual tigre.
Amor, es pasión y decreto:
Hermanos: ¡Proteged Luz y Sangre!

Extensión de la circunferencia;
Eternidad, dolor y silencio;
Cielo, primer nivel: tolerancia;
Alegría, símbolo divino.

Fuego, acto mismo de caridad
Trueno, pacto de la fraternidad,
Viento fugaz por la posteridad
Agua, reflejo de libertad.

Montaña, la libre melodía,
Santa Tierra sufre la parodia,
Escuela de la filosofía,
La virtud resiste a la lluvia.

La más perfecta de toda ciencia
Piedra angular, vida y masón
Reto encontrado a conciencia,
Escuadra, estandarte y blasón.

Como descubrir una galera.
Aunque la vida no sea guerra,
Cada ideal es una ribera,
Si la circunferencia se cierra.

Una historia muere al fuego.
Tristes recuerdos de Verónica.
De la mano juntos por el juego.
Fiel experiencia mística.

jueves, 13 de diciembre de 2012

De Alcalde a Presidente…




Cual deshonesto, oscuro y apestoso amanecer en la Ciudad Gótica de Bátman, se levanta al alba la dolida y demacrada San José,  entre vendedores ambulantes, inseguridad, pestilencia, chanceros, tombos, putillas baratas, buses, taxistas piratas, gente que no cabe ni en las aceras, maes que piden una tejita y lacras malolientes de las que asaltan desde buena mañana pero que nunca son atrapados por la policía. Así es San José un espejismo de capital neomoderna mal lograda, ente urbano que se niega a salir de los años 30 y sitio en el que fácilmente las construcciones de interés arquitectónico ceden el espacio a nuevos parqueos, antros o prostíbulos.

Tal vez este pueblerino paraje, pero con el mismo olor a excremento humano, orines, basura y esmog, contrasten las ambiciones millonarias de un grupo politicoide que pretende modernizar este espacio, marcado esencialmente por la desigualdad y falta de transparencia; así es como la ingenuidad de los josefinos y de los costarricenses. En general, esta perspectiva se ve respaldada por la ausencia de opciones, por la escasez de ideas y por los proyectos de gobierno con poco sentido u orientación: el alcalde sería un “peor es nada”, o mejor dicho un “peor es Laura”, si así se quiere visualizar.

El currículum de Don Johnny no es precisamente de los más brillantes ni completos. Pero en Costa Rica basta con sonreír, tal vez darle una pseudovaca a Marito Mortadela, tirar pólvora en todos los eventos de fin de año y adjudicarse las obras realizadas a título personal, valga aclarar que esas obras nunca serán tantas, ni de tanta magnitud como la cantidad de asaltos que ocurren a diario en la ciudad capital, las impresionantes presas y congestionamientos con las que convivimos a diario los capitalinos, o los miles de huecos en las calles pues esos sobran; desgraciadamente, tampoco se puede hablar de una política que se haya preocupado por crear fuentes  de empleo digno, por reforzar un sistema educativo decadente de por sí, sino más bien por una serie de ajustes y remiendos voluntariosos, coincidentes en muchos casos con los periodos electorales. 

Ciertamente decir que durante su gestión se organizaron unos Juegos Deportivos Centroamericanos es mejor que el aceptar que no ha hecho nada relevante del todo, pero el Alcalde de Ciudad Gótica jamás habría alcanzado una presidencia a partir de los logros específicos y personalísimos de Bruno Díaz. En el río revuelto de la política electorera costarricense, la figura de Don Johnny sale a relucir como la de un hombre regordete, bonachón, con cara de bailongo (cualquier parecido con Santa Claus es casualidad) y menos logros que discurso, pero ante la situación caótica actual en que nos tiene metidos la nefasta señora Laura y su ausencia de carácter, el costarricense podría volver a creer en confitillos, en Figueres, Calderones y hasta "horas de abrazos" si fuera el caso, tal vez hasta en imposiciones despóticas de los Arias… después de todo la gente sigue votando por colores y no por ideas.

Pues sí, lo de Don Johnny son las tamaleadas, los festivales y el Barrio Chino, mismos que no deberían ser los claveles en el ojal, más aún cuando las obras se realizan con el dinero recaudado por los impuestos y un presupuesto nacional que en teoría, como Alcalde, su función es la de administrar, todo sin intento de mérito personal, esa necesidad de reconocimiento es enfermiza y deja ver un ser vago, sin imaginación y una pobre personalidad politiquera y polititica de quien se ha valido de su posición para devengar un estatus prácticamente vitalicio, Costa Rica necesita algo más que eventos públicos y aplausos en convenciones.

Con estos candidatos y partidos no hay mucha esperanza para Costa Rica, que tatica Dios nos agarre confesados, o que el pueblo asuma la posición que le concierne y no sólo una indiferencia enfermiza y apática que nos ha caracterizado como nación de paz.

Sistemas o mecanismos de predicción




     La predicción de terremotos se ha asociado a fenómenos como los patrones de sismicidad, los campos magnéticos, condiciones metereológicas, contenido de radón e hidrógeno en el suelo, agua subterránea, movimientos del suelo, comportamiento de los animales y hasta a las fases de la luna.

     Definitivamente no todas las variables anteriores han podido compensar la actividad sísmica natural de ciertas regiones y las posibles explicaciones siguen dejando vacíos ante la realidad.

     En Estados Unidos por ejemplo se han evaluado áreas específicas y se ha determinado la probabilidad de que un terremoto ocurra, sin embargo se siguen dejando cabos sueltos en la precisión de la magnitud, el momento y el que verdaderamente se den los sismos.

     El método de radón evalúa la concentración de este elemento en el suelo para ubicar fallas geológicas a la superficie, cambios considerables en la concentración se han asociado a terremotos en la zona de estudio. Sin embargo el método ha sido criticado pues no todos los terremotos producen emisiones de gas radón, la NASA sigue investigando el radón como posible herramienta en la predicción de terremotos.

     Por otra parte el método VAN se basa en la detección de señales sísmicas eléctricas a través de redes telemétricas y barras de metales insertadas en el suelo.

     También la predicción de terremotos responde a incrementos en la actividad sísmica dentro de una región, en 1975 se evacuó en China a un millón de personas con un día de antelación, pues los aumentos vinieron acompañados de comportamientos extraños por parte de los animales. Sin embargo, sólo entre el 5% y 10% de los sismos resultan ser antesala de sismos mayores, por lo cual se dan muchas falsas alarmas.
     Otro posible método de predicción es la triboluminiscencia, que consiste en la liberación de luz roja y azul por unos 100 milisegundos cuando se fractura el dióxido de carbono, científicos japoneses han atribuido este fenómeno a la tensión en rocas que contienen átomos de oxígeno que interactúan con el dióxido de silicio.

     En México, Japón y Taiwán se trabaja con acelerómetros y sistemas de notificación regional unidos a diseños que permiten dar alertas tempranas. Los rusos han trabajado con satélites para detectar posibles variaciones electromagnéticas que ocurren en las fallas geológicas de distintas regiones y como dato curioso una investigación del 2009 en Italia sugirió que los sapos son capaces de detectar señales presísmicas.

FALA

lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Predicción de sismos, sueño o realidad?




“El ignorante afirma, 
el sabio duda y reflexiona”. 
-Aristóteles


     Históricamente el ser humano ha sentido la necesidad de tener algún mecanismo para predecir sismos sistemáticamente y contrarrestar los efectos de los destructivos terremotos.

     A continuación se desglosan algunas consideraciones al respecto, desde las definiciones básicas, las variables que intervienen o se consideran para poder predecir un sismo, el papel de agoreros, charlatanes y científicos que han hallado en la predicción de terremotos un tema de investigación y más que eso, la respuesta intermedia a una necesidad social tangible, analizamos la situación para Costa Rica y finalmente el caso particular del controversial grupo de científicos brasileños: “Quake Red Alert”.

     La primera pregunta a considerar es: ¿se puede realmente predecir un terremoto? La respuesta es afirmativa, aunque la respuesta guarda en sí misma un matiz cargado de limitaciones, pues científicamente no se ha logrado precisar fecha, hora o lugar exacto de un movimiento telúrico, las predicciones son aproximaciones o alertas que pueden cumplirse con un margen de exactitud o simplemente no cumplirse del todo.

     Personajes como el italiano Raffaele Bendandi (el famoso hombre terremoto), condecorado como caballero de la Orden de la Corona en 1931 durante el régimen de Mussolini y Gordon Michael Scallion habrían predicho algunos sismos importantes. El primero dedicó toda su vida al estudio y predicción de sismos con un método que la comunidad científica nunca reconoció, fundamentalmente basado en la alineación de diversos astros. El segundo, si se quiere menos metódico habría tenido visiones en las que anticipaba un gran sismo para México en 1985 e igualmente sismos menores en California… a pesar de haber acertado esos eventos, la comunidad científica en general lo cataloga como un charlatán, pues varios eventos anunciados no se han llevado a cabo del todo.

     Es de esperar un desarrollo futuro en el campo específico de la predicción de sismos, pero de momento la mejor predicción es estar siempre preparados y seguir todas las recomendaciones mencionadas en el capítulo III de esta reseña denominado “Riesgo sísmico y medidas preventivas”. Aunque ya se han logrado muchos avances en las construcciones respecto a la década de los ochenta o noventa y la población tiene una conciencia mayor de la vulnerabilidad de vivir en un territorio altamente sísmico en general aún se carece de una cultura sísmica que nos permita enfrentar asertivamente las repercusiones de un terremoto altamente destructivo.

     Los países que más han trabajado en la predicción de temblores son Estados Unidos, Japón, China, Rusia, Italia y recientemente Brasil. Sin embargo con los más recientes sismos ha surgido el interés de los gobiernos por determinar cuándo, dónde y de qué magnitud podrían ser los sismos.

     Otro aspecto que ha llamado la atención recientemente es un ciclo de aproximadamente 188 días entre los terremotos más representativos (superiores a 7 grados), el cual se viene reiterando con cierta exactitud desde el año 2010. La duda sigue presente sobre si se trata de una mera coincidencia o en efecto hay alguna causa científica que respalda este fenómeno.

Otro aspecto de consideración es que si bien, el carácter periódico de estos terremotos se ha cumplido desde febrero del 2010. Existen otros sismos fuertes fuera del contexto cíclico que se esquematiza a continuación. Sismos como los del 11 de abril de Indonesia y nuevamente en México pondrían en tela de duda, o al menos fuera del ciclo, el mencionado carácter periódico de los terremotos y mega-terremotos que se venía constatando.


     Según las estimaciones estadísticas el próximo terremoto podría ser alrededor del 25 de setiembre 2012 sin que se tenga en claro el lugar ni la magnitud exacta, sin embargo la evaluación de estas estadísticas debe darse más con un sentido crítico que con una visión apocalíptica. 

     Unido a ese patrón de los 188 días, se ha constatado otro ciclo de megaterremotos (considerando en esta categoría los terremotos cercanos a 9 grados) los cuales son capaces de modificar el eje de la tierra y se producirían cada 377 días aproximadamente.

     Pero dejemos de lado estas regularidades que para muchos son mera coincidencia y requerirían un respaldo científico mayor. Volvamos pues, a las variables en la predicción de sismos.

     Pese a que los sismólogos e investigadores intentan determinar con la mayor exactitud tanto la magnitud específica, el lugar y el momento en el que un terremoto va a ocurrir las probabilidades de acertar todavía son pocas.

     Dentro de las evaluaciones que se realizan se encuentran el peligro sísmico asociado (es decir, las fallas de la región) y el comportamiento estadístico. Es conocido que los dispositivos de alerta temprana dan la advertencia de sismo con algunos segundos de ventaja, pero si este mecanismo pudiera anticiparse con un lapso mayor eventualmente se podrían minimizar las pérdidas humanas y hasta materiales.

     Otro aspecto de consideración es que los terremotos producen réplicas y tsunamis, por lo que los mecanismos de prevención de desastres naturales deberían estar asociados bajo un mismo dispositivo que asociara las alertas y permitiera por ejemplo evacuar a la población civil.

FALA