jueves, 14 de febrero de 2013

Tal vez...



Tal vez…

Recuerdo haber escrito algunas líneas, palabras en el tiempo que yo mismo me sorprendo al releer, cual tesoros desempolvados del ayer.

¿Será que lo fácil se vuelve complicado y lo complicado es inalcanzable? Me pregunto si fluye en mi interior la misma energía de antaño y constato que no hay nadie que lo pueda definir con precisión.

Soy yo el que proyecta los triunfos, las lecciones y los cambios. Siento la energía previa a las grandes batallas, pero en ocasiones reconozco la pequeñez humana cuando me doy cuenta que no somos más que una gota en el océano.

Quiero ser optimista y pensar que los mejores tiempos siempre están por venir. Lo que por sí mismo viene, por sí mismo se va. No es tan difícil ser extranjero en su propio país, lo difícil tal vez sea encontrar el sentido de todas esas luchas estúpidas… no es difícil, no, más cuando la Patria no es frontera ni bandera sino Amor, Respeto, Familia, Libertad, Esfuerzo y Trabajo.

¡Oh tierra que los primeros pasos observaste!, ¿cuántas veces contemplarás la partida? Insensatos son pues, las réplicas, los afanes de rebelión y los convencimientos, insensatos resultan los decires, desdenes y la explicaciones cuando se ha cruzado el Rubicón.

No es un adiós, sino hasta la próxima, puesto que quien no ha peregrinado por el mundo realmente no se ha encontrado a sí mismo. Del eterno transitar descubro ahora los baúles, mas mil recuerdos vendrán sin saber cuáles deseo guardar.

No es rebelión, ni osadía… siempre intenté construir y entre giros observé de la vida el transcurrir.

No soy de aquí ni de allá, es más, realmente nunca me he ido…