sábado, 27 de junio de 2015

Entre avatares, banderas y arcoíris.



¿Posmodernidad, verdadera filiación, apoyo moral, activismo, comprensión?... No quiero hacer el comentario demasiado grande, pero creo que se está volviendo un asunto de tendencias pasajeras, más que de fundamentos.

Hay muchas motivaciones por las que una persona podría poner una bandera de la diversidad o un signo externo independientemente de si es gay o no, pero sí, lo que he constatado es lastimosamente un asunto de MODA más que por un entendimiento de la sociedad global o los cambios que se producen en la concepción del mundo, entonces la acción en sí misma y los vitoreos carecen de sentido, se pierde el contenido humanista de la discusión.

Pueden estar a favor o en contra, lo importante es que piensen por qué lo hacen o por qué no (inclusive, el por qué se critica o se ve como algo censurable, dependiendo del enfoque que se tenga), escuché cosas como "romper relaciones con Estados Unidos por 'inmoralidad' y entonces son un mal ejemplo". Tampoco faltan los que quieren copiar los modelos externos a ciegas y aprobar cambios sin cuestionarse si aplican o no a nuestra realidad.

La pregunta obligada es ¿Está Costa Rica preparada para dar esa apertura y reconocimiento de los Derechos a la población LGTBI? Mi posición es que no por ahora, falta mucho camino y sobre todo reflexión, debate, estudio, pero en algún momento lo tendrá que hacer inevitablemente. Independientemente de crean o no en el matrimonio, en el amor, o en cualquier otra cosa considero que es un avance en el respeto de las libertades individuales y de los demás, podrá parecer contradictorio el que no apoye o comparta abiertamente la causa de los LGTBI, pero me congratula el que una visión más humana esté recorriendo el planeta.

Por otro lado, resaltar el papel de Obama que es un visionario, su gobierno como todos será objeto de reflexión posterior, pero ha alcanzado cambios importantes en la forma en como la potencia hegemónica se venía conduciendo. Estados Unidos no será la misma de Bush y si se superan las consideraciones fundamentadas en la religión, diría que el avance se ha dado en la dirección correcta.

El no apoyar abiertamente la causa homosexual tampoco debería ser un motivo de señalamiento, a veces una reflexión más concienzuda y la no obstrucción ayudan más que el encerrarse en dogmas. La intención es siempre invitar a la reflexión de lo que significó la legalización de las bodas gay en EEUU.

FALA

No hay comentarios.: