domingo, 19 de julio de 2015

Educar es pensar y enseñar a hacerlo.

"Moscú no se construyó en un día"
-Sabiduría popular rusa.

Educar es una labor difícil, pero si pensamos en términos de la metacognición, el aprender a pensar, o en su defecto, el pensar sobre la misma reflexión lleva a un proceso de encuentro mayor. En efecto, meritorio es redescubrirse y reinventarse para llevar a cabo una educación participativa, donde docente y discentes sean partícipes activos y creadores de conocimiento representa uno de los retos más grandes para la educación del Siglo XXI.

La pedagogía de la pregunta, involucra el compromiso recíproco entre las partes. Un laboratorio social y pedagógico sólo sería realizable y concebible en el marco de la mutua comprensión y entendimiento entre la parte docente y el alumnado.

El aprendizaje es una aventura que ante todo requiere una actitud dialógica y la comprensión de la realidad que nos permita la adecuada resolución de problemas, podemos romper con las perspectivas tradicionales si nos enfocamos en ello y partimos del ser humano como ente social y capaz de enfrentar los desafíos que se le presentan.

Ruptura significa romper con el paradigma, atreverse, implementar y proponer los cambios en aquellas formas tradicionales de hacer las cosas o paradigmas que nos han gobernado desde antaño, desafío es comprometerse y dar el mayor esfuerzo, el desafío es darlo todo. Es decir, está relacionado con ese replanteo necesario para hacer bien las cosas o cambiar aquello que no nos satisface de un determinado sistema.

FALA
2015

No hay comentarios.: